15 febrero 2006

Whisky, música celta y un ser feliz


Hace meses que no escribo. No días, ni semanas… meses. Durante este tiempo, en ciertas ocasiones he pensado acerca de cómo enfrentar este posteo. Qué excusa dar, cuál es la razón de la ausencia.

En un principio pensé excusarme con nuevos proyectos profesionales como la versión digital de Chile Tecnológico, el nuevo blog de noticias tecnológicas de Emol (iBlog) o simplemente exceso de pega.

Pero nada… sólo pido disculpas. Disculpas para quienes leyeron y comentaron mi último post, incluso ayer, un amigo me comentó que se había conmovido con lo de la profesora.

Mi intención no fue conmover a nadie, sólo compartir. Eso es el blog, compartir. Incluso, el mismo nombre (blog) en ocasiones me da náusea, porque ha sido manoseado, evaluado y sistematizado. Yo mismo he hecho usufructo y violado el principio fundamental de una bitácora en línea tratando de esquematizarla y llevándola a las aulas académicas para disectarla, ingenierizarla e inventar una receta.

Pero esto no tiene receta.

No se llama blog.

Y en este momento me gustaría destripar a aquellos que le pusieron nombre, porque lo categorizaron, lo estrucutaron y lo metieron en un diccionario, aunque sea tipo Wiki.

Mi blog o ésto, o como se llame, son sólo mis ideas. Es un ideario. Una ideología. Una esquina dentro de la red de calles y supercarreteras informáticas que representa internet. Mi esquina, mi espacio.

Después de esta nube, este batiscafo y gaviota que acabo de escribir ya no sé como llamarle a mi blog. Cualquier nombre me da vergüenza. Pero… es que les contaré el contexto de este post…

Estoy en mi casa. Con varios whiskies en el cuerpo, con el principio de un año que comienza y con el acompañamiento de una fuerte música celta que me está llevando a cualquier parte. A un lugar fuera de este Living y dentro de mi alma.

Sigue la música y escucho “Song for Ireland”. Espero. Para quienes no están compenetrados con este estilo, pueden encontrar una versión de esta canción interpretada por The Corrs.

En estos momentos, estoy escribiendo en un notebook y subiré de inmediato este post… sin pensarlo. Hay tantas cosas que les quiero contar. De Navidad (no la fiesta)… de mi gusto por la cultura celta y la andina… de mi familia… de mis libros…

¡Salud!

---------

PD: A ver si adivinan de donde es la foto. Busquen la pista.

2 Comments:

  • Ay, Daniel, no puedo comentarte sin "irme en la profunda".
    Es cierto, los blogs son como un motivo de vergüenza, a veces: sinónimo de exhibicionismo, frivolidad o un "no tienes nada mejor que hacer con tu tiempo libre" en la cara o las palabras de los que no creen en esta maravilla... lo siento, a mí me sigue maravillando y es precisamente por post como este que escribiste...
    Después de una avalancha de cambios en mi vida, e-dentidad pasó a ser de un espacio donde abría mi corazón a un tonel de post que pretendieron ser "profesionales". Y mírame: para el día de los enamorados "mostré la hilacha" otra vez y todos me decían que extrañaban ese tipo de post de antaño, alejado de mi torpe y principiante amor por el periodismo, los blogs en perspectiva "académica", la docencia (como una vil ayudante que aspira a una cátedra), los computadores y su adictiva Internet al servicio de las universidades, y a quienes admiro en el periodismo, humanos con defectos como todos pero virtudes que me abren el apetito de ser tan profesionales como ellos.
    Mi blog (espacio, diario, bitácora o como quieras si el primero no te gusta) se llama e-dentidad porque es mi identidad mostrada en la web. Yo en un espejo que se revela en una URL y/o un click. Y en ese espejo me he intentado mostrar madura... el 14 de febrero no resistí e hice una mueca de "cabra chica"... ¿maldita espontaneidad? Así soy, no más. A mí me acaba de gustar tu mueca (pero la tuya no es de inmaduro, ya creo haber descubierto tu tipo de muecas por estos lares...).
    No he probado el Whisky... mi acercamiento más próximo ha sido el Bailey's y sus similares. Pero sí me he embriagado de música celta, incluso de su baile que le regalé a mi pololo en un DVD para su cumpleaños. Él soñaba con esas imágenes de Michael Flatley bailando, sólo tenía el CD con su música y el recuerdo de haberlo visto alguna vez. Y me he embriagado de hacerlo feliz con muchas cosas, entre ellas algunas como esa, después de un regalo que después saqué por cuenta que no le gustó tanto.
    Y también sé qué es ser feliz, pero tengo el leve pálpito de que lo seré aún más después del libro que me recomendaste...
    Y seguiré siendo la más feliz del mundo enseñando qué son los "malditos" (para mí, benditos) blogs en las aulas... a ver si aunque sea uno de los aprendices escribe post como éste, que no tiene otra receta de ser uno mismo.

    ¡Salud!

    P.D.: Perdona lo latera... maldita espontaneidad.
    P.D.2: La foto, ni idea... me acuerdo de la ruta Córdoba-Santa Fe, llena de pueblitos, donde por primera vez manejé en carretera en un día fotográfico como ese. Qué tiempos aquellos los trasandinos...

    By Blogger Ma®ía Pastora, at 2:51 a. m.  

  • ¿Patagonia?
    Saludos, vida, amor, risa y luz. Dicen que van en orden y una palabra detrás de la otra.

    By Blogger X, at 1:15 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home


Planeta Blogs
 Bitacoras.com
MeTinca
Chilelog



directorio de weblogs. bitadir